¿Qué actividades similares a correr puedo realizar si me duele la espalda?

Una anécdota personal un poco frustrante es de cuando tuve que suspender mis prácticas de running, debido a un dolor bastante intenso en el área de mi espalda. Después de ir al médico, este me recetó reposo y no pude seguir practicando. Con el paso del tiempo he podido identificar algunos métodos que te permitirán mantenerte activo incluso si tienes alguna dolencia o molestia en tu espalda.

Si comienzas a sentir alguna molestia o dolor, lo que debes hacer es reposar para que el área se recupere. Esto puede deberse a algún desgaste de tejido y toma un par de días volverte a sentir bien. Si el dolor persiste, es momento de visitar al doctor. Un fisioterapeuta te ayudará a identificar las causas de este dolor y a buscar una solución para tu problema. Además te recomendará otras actividades que puedes hacer y que no te ocasionen más daño.

Prueba otras actividades similares

Una vez que conozcas cuál es tu problema y luego de que tu médico te haya realizado una evaluación completa, podrás seguir teniendo actividad física, tratando de tener el menor impacto al momento de realizarla. A continuación, detallo una lista de actividades que puedes realizar con toda la precaución necesaria:

  1. Bicicleta o Spinning:

Todos sabemos andar en bicicleta y debemos también conocer los beneficios que nos ofrece el ciclismo. Necesitas mover tus piernas sin parar y apoyarte de los brazos, inclinando el torso hacia adelante. Aunque puedes probar con la bicicleta estática, ya que aunque tengas alguna dolencia en la espalda, podrás ejercitarte con esta sin someter a mucho esfuerzo tus discos intervertebrales.

  1. Natación:

Esta práctica es un de las alternativas más convenientes para sustituir a la carrera. En mi caso no solo ayudó a mantenerme activo sino también a acelerar el proceso de recuperación durante mi dolencia en la espalda.

Este deporte puede ser practicado por personas de todas las edades, desde muy pequeños hasta adultos mayores. Por ser tan completo, puede ayudarnos en una serie de aspectos que son difíciles de enumerar. Se trata de una actividad muy ligera y con muy poco impacto en las articulaciones. Hay muchísimos estilos de natación y puedes hacerlo en el que más se adapte a ti y a tu condición física.

Prueba alguna de estas actividades, siguiendo siempre las recomendaciones del médico especialista. Recuerda que debes seguir el tratamiento al pie de la letra para poder ver mejoras.

Es importante saber cuándo debes parar para evitar que la condición se agrave. Al identificar alguna molestia, lo mejor es tomarse un descanso y buscar la atención necesaria. En caso de un problema intenso, la recuperación es esencial y debe ir acompañada de una dieta adecuada. Otro factor importante es hidratarse constantemente tomando suficiente agua.

Conoce cuáles son tus límites y no expongas a tu cuerpo a condiciones de riesgo.  Recuerda que eres responsable de tu salud.

Descripción del autor: Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con
No está permitido el Código HTML.

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria