"Debe ser que en esa carrera van a pagar en gasolina" decía alguien en un grupo de "amantes" del ciclismo. "¿Cuánto será la premiación, a ver si vale la pena?" respondía otro, que vale decir pocas veces sube al podio.

Comentarios así sobran en las redes. Al igual que de presidentes de Asociaciones cuyas delegaciones hace años están ausentes de Campeonatos Nacionales y no dejan de quejarse de la falta de apoyo, cuando otras que tampoco lo reciben si hacen acto de presencia.

No se niega la crisis, me molesta la queja estéril. La de "expertos" que critican lo que se hace, dicen lo que a su juicio debería hacerse, pero olvidan un detalle, el "cómo" hacerlo.

Los patrocinadores no aparecen solos, el apoyo no se merece, se gana. No todo joven, es un talento deportivo , ni los seguidores en las redes determinan quién es el mejor. Hay mucho talento virtual que ha sabido venderse -lo que tiene su mérito- pero sin la calidad para transformar en las carreras de verdad eso de que suelen ufanarse.

Para resolver un problema hay que reconocerlo, entenderlo y vivirlo. Si se quiere solventar hay que trabajarlo. Es imposible rescatar el ciclismo sin hacer ciclismo, dar por perdido todo, es válido, al fin al cabo es una decisión personal. Criticar al que aún mantiene la ilusión para cambiar una realidad, aunque se permite y a eso se está expuesto también, no sólo no arregla nada, sino que son estocadas para el ya maltrecho deporte.

¿Que la federación y las asociaciones tienen mucho que mejorar? Sin duda. Pero tener un ciclismo de primer mundo , implica que todos los actores involucrados apunten en esa dirección.

Más en esta categoría: « El reto de competir en Venezuela

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con
No está permitido el Código HTML.

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria