Del año de la empanada y el Panamericano Destacado

Jackson Rodríguez Jackson Rodríguez
26 Mar
2020

Las estadisticas dicen que en el escenario más favorable sólo el 55% de las Pymes sobreviven al primer año y de ese porcentaje, solo 2 de cada 10 superan los cinco años. Eso nos da un gran mérito, pero romper esa barrera fue en extremo duro.

Durante un año completo no supe otra cosa que comer empanadas en las tres comidas, viajar sólo en metro pues no había dinero para transporte superficial y esperar que algún patrocinador potencial se acabara decidiendo.

En el 2004 Venezuela fue sede del Campeonato Panamericano de Pista y Ruta, en Tinaquillo. Llegar allí fue toda una odisea logística a pesar de estar a solo tres horas de Caracas. ConseguÍ alojamiento en la casa del amigo de un amigo, así como suena. Me dieron las llaves del apartamento sin preguntar mucho y estuve todo el Panamericano allí, bueno en realidad el último día de la pista y para ver la ruta sub 23 masculina, la ruta femenina y la ruta elite.

El viernes después de pasar las de Caín para llegar a Tinaquillo, cuando se viaja con el dinero contado es mas difícil todo, alcancé a ver las últimas vueltas de la Madison. Allí ví por primera vez al colombiano José Serpa, uno de los ciclistas más impresionates que he visto en vivo y en directo.

Llegué directo al velodromo, no pude entrar a la pista sino que debí permanecer en las gradas por falta de acreditación de prensa y despúes tratar de ubicar el lugar donde dormiría. Unas muchachas del pueblo me sirivieron de guía, en transporte público me llevaron al conjunto residencial y acordé con ellas que me buscaran al día siguiente para ir al Autódromo de San Carlos, pues la ruta, no sería en Tinaquillo.

No me buscarían en carro, me ayudarían a buscar la parada del transporte para ir a San Carlos y una de ellas incluso viajó conmigo. Llegamos al lugar de la carrera, allí si vi algunas caras conocidas y pude estar más cerca de la competencia. Venezuela hizo 1,2 y 3 en la sub 23, con otro ciclista que me impresionó mucho durante toda su carrera, Jackson Rodríguez que se llevaría el oro, Miguel Chacón la plata y Juan Murillo el bronce, todos dirigidos por el profesor Edgar Da Silva.

Salvado el día dos en lo deportivo y estirando la comida para dos al día, regresamos al hogar temporal, pensando en cómo resolver el domingo. La ruta partiría de un lugar llamado Macapo y mi guía no podría ir conmigo el domingo. Salgo bien temprano y me quedó en la entrada de Macapo, hasta allí llegaba el transporte público, el lugar de salida no era cerca, sin saber qué hacer, me encuentro a Rómulo Otazo, persona muy vinculada al ciclismo, hermano de Albeo Otazo quien fuera campeón mundial master de MTB y quien fuera amigo de mi papá, él me ofreció la cola.

De no ser por Rómulo creo que todavía estaría en el medio de ninguna parte.

Ese día Miguel Ubeto estuvo escapado más de 100 kilómetros en solitario, lo triste es que no fui capaz de hacerle una sola foto, mi destreza no era la apropiada y mi cámara de "poderosos" 2 megapixeles tampoco, lo más cerca que salió fotografiado fue un Burro que estaba dentrás de Miguel cuando trate de hacerle la foto.

El "diablo" ese día terminaría tercero y el oro sería para Manuel Guevara, jamás olvidaré al público cantando el himno nacional, lo recuerdo y se me eriza la piel aún. No estaba fuera de Venezuela, ni siquiera muy lejos de Caracas, pero por toda la aventura sentí esa medalla como si fuera mía.

Terminado el panamericano y con lágrimas en los ojos de la emoción, pregunto por el terminal de Tinaquillo para regresar a Caracas. Resulta que tal cosa no existía, era pararse en la autopista a esperar que algún autobus pasará, volví a llorar pero de tristeza. Afortunadamente sólo paso media hora hasta que apareciera un autobús, llegaba hasta Valencia, ese me servía, aunque como en las películas, me vine entre gallinas y verduras.

Cómo olvidar ese año.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con
No está permitido el Código HTML.

Otras

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria