Vuelta a Burgos: Evenepoel da una nueva exhibición

  • Por  Agencias
  • Publicado en Ruta
  • Valora este artículo
    (0 votos)
Vuelta a Burgos: Evenepoel da una nueva exhibición
30 Jul
2020

La Vuelta a Burgos llegaba al imponente Picón Blanco y no ha defraudado. Remco Evenepoel ha dado una auténtica exhibición en las rampas del puerto de categoría especial y se ha alzado con la victoria final por delante de George Bennett y Mikel Landa, que han llegado a 18 y 32 segundos respectivamente. Las espectaculares rampas del alto del municipio de Espinosa de los Monteros han sido el escenario ideal para el recital de Evenepoel, mucho más fuerte que ningún otro cuando la carretera picaba hasta el 18%.

Al triunfo de Remco, se le pueden colocar los asteriscos que quieran. Sí, es la primera carrera tras el confinamiento. Sí, es la Vuelta a Burgos, al fin y al cabo una prueba de segundo nivel. Sí, la mayoría de quienes participan se la toman como un preparativo para lo que vendrá. Condicionantes que no eliminan una realidad: Evenepoel trituró en una etapa de montaña con final en alto a Bennett (a 18 segundos), Landa (32), Chaves (35), Carapaz (52), Aru (1:03), Yates (1:20), Valverde (2:09)... Mucho más atrás llegaron otros reputados escaladores que tuvieron un mal día, como Mas y Sosa.

Y todo ello en un solo puerto, por duro que sea el Picón Blanco (7,8 kilómetros a una media del 9,3%). Mejor escrito, en los dos últimos kilómetros en los que, ya sólo acompañado por Chaves y Bennett, decidió acelerar el ritmo sin levantarse de la bicicleta ni alterar el rictus y animó a quien pudiera a que le siguiera, como aquel día inolvidable en la Clásica de San Sebastián. Ni el colombiano ni en neozelandés, pese a la soltura con la que se habían movido en las rampas anteriores, tuvieron capacidad para asirse a la rueda de Evenepoel. De ahí hasta el final, lo de siempre. Pum, pum, pum... Constante como el golpe del martillo hasta levantar los brazos sin oposición.

A Remco (20 años, conviene insistir) ya se la ha visto arrasar en todos los terrenos posibles. La lograda este jueves en Burgos es su victoria más impactante en un puerto de montaña, al menos la más propia del escalador que, se supone, no es. Ya demostró en la Clásica de San Sebastián del año pasado que las pruebas de un día, de desgaste y exigencia, también son lo suyo. Y qué decir de las contrarrelojes: es el vigente subcampeón del mundo, sólo superado por Rohan Dennis, dominador de la especialidad en el último lustro. ¿Qué tipo de ciclista es? Sí, es Eddie Merckx. Al menos lo parece.

Son ya cuatro victorias parciales y dos generales (Algarve y San Juan) en apenas 15 días de competición en este 2020 tan extraño. Nadie ha ganado más en todo el pelotón, ni siquiera un esprínter. Y, claro, ya es el líder de la Vuelta a Burgos, en la que aún le queda el sábado el test de Lagunas de Neila. En su calendario aparece el Giro y, aunque suene a locura imposible, ya no es posible descartar nada con él. Al fin y al cabo, Evenepoel no es de este mundo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con
No está permitido el Código HTML.

Ruta

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria