El Team Manager del Ineos, Dave Brailsford, explicó que la nueva fecha del Tour le da aún más tiempo para prepararse al cuatro veces ganador de la ronda francesa, Chris Froome

"Creo que (Froome) lo ve como una oportunidad", dijo Brailsford a The Times . "Si le das una pequeña ventaja donde él crea que puede entrenar más duro que el resto y recuperar el tiempo perdido cuando se lesionó, está aprovechando al máximo ese tiempo", dijo Brailsford.

"Lo que está haciendo todos los días en el gimnasio por la mañana, en el simulador en las tardes, las horas que dedica a esa cosa", dijo Brailsford. "Hacer lo que está haciendo es una locura".

Froome sugirió recientemente que está casi completamente recuperado de su accidente y ya dijo la semana pasada: "estoy teniendo entrenamientos bastantes completos y aunque todavía estoy haciendo algunos ejercicios fuera de la bicicleta para fortalecer el lado derecho que resultó lesionado, ya he vuelto a las cargas normales de entrenamiento ".

La Unión Ciclista Internacional dió a conocer parte del nuevo calendario internacional, donde ya se conocen las fechas del Tour de Francia, de los Campeonatos del Mundo y de los Campeonatos Nacionales de ruta.

Los campeonatos nacionales, salvo excepciones, se celebran al unísono en un mismo fin de semana y en esta ocasión sería el cuarto fin de semana del mes de agosto. La primera certeza - si el Coronavirus lo permite - que tendría nuestro calendario nacional sería los días 22 y 23 de agosto.

El estado que albergaría la competencia ya estaría definido por parte de la FVC, sin embargo se esperará dada la situación actual, confirmar todos los detalles antes de hacer el anuncio del evento que en el 2019 tuvo al estado Lara como entidad anfitriona.

La Grande Boucle se disputará del 29 de agosto al 20 de septiembre. MIentras quer el  El Giro y la Vuelta aún no han definido sus días, pero se celebrarán después de los Campeonatos Mundiales (27 de septiembre).

En una reunión por video conferencia organizada hoy por la Union Cycliste Internationale (UCI) en el contexto de la actual pandemia de coronavirus, que contó con la participación de todos los representantes principales de las familias profesionales del ciclismo de ruta: organizadores (AIOCC y líderes de ASO, RCS, Unipublic y Flanders Classics), equipos (AIGCP) y ciclistas (CPA) -, las diferentes partes interesadas acordaron por unanimidad varias decisiones sobre la revisión del Calendario Internacional de Carretera UCI 2020:

El período de suspensión de las competiciones en el Calendario Internacional de Carretera de UCI se extendió un mes, hasta el 1 de julio y hasta el 1 de agosto para los eventos UCI WorldTour.

La ronda gala  se disputará del 29 de agosto al 20 de septiembre. La UCI anunció también que el Mundial se celebrará entre el 20 y el 27 de septiembre, pese a la coincidencia de un día con el Tour, y que después les tocará a Giro y Vuelta en ese orden. La carrera española se pospondrá hasta el otoño. Eso, si la pandemia y las decisiones de las autoridades sanitarias lo permiten.

Con el plan con el que trabajan organizadores, equipos, corredores y UCI, y como publicó AS, sólo se consideran imprescindibles las tres grandes, los cinco monumentos y los Mundiales. Siempre existió un consenso total para “priorizar el Tour por encima del resto”, en un intento de salvar la temporada y la economía. Tras conocer las nuevas fechas, la duración de tres semanas de la Grande Boucle ya ha sido fijada. Algo a lo que también aspiran Giro y Vuelta.

En el caso de la ronda española, su intención es encontrar el mejor acomodo posible en su nueva ubicación otoñal, con la preferencia del mes de octubre. Al menos, contar con la mayor parte de la cita en ese mes, aunque la prueba tuviera que terminar inevitablemente en noviembre. Eso podría suponer que se pisara en alguna fecha con el Giro (que estaría barajando celebrarse entre el 3 y el 25 de octubre). Tal y como se ha planteado el nuevo panorama, la nueva ubicación de la Vuelta le puede permitir contar con corredores estelares que quieran descansar tras el Tour y descarten el Giro por su proximidad con la ronda francesa. En ese encaje de piezas, tampoco está descartado que Vuelta y Giro sufrieran recortes en el número de días. Una opción que, si bien ambas carreras quieren evitar, también está presente por lo complicado que parece celebrar sus salidas en el extranjero. Si la Vuelta tenía previsto hacerlo desde los Países Bajos, en el caso del Giro ya se anunció que se cancelaba su arranque desde Hungría.

Una vez que encajen estas grandes carreras y los monumentos, se estudiará la recolocación de otras carreras que lo soliciten. La suspensión de cualquier actividad ciclista quedó fijada hasta el 1 de julio, el 1 de agosto en el caso del World Tour. Entre las solicitudes de las escuadras y los corredores figuraba completar un mínimo rodaje de dos meses en carretera antes de afrontar el Tour, así que julio se exprimirá para citas menores y en agosto vendrían el Dauphiné, Suiza, Polonia o Tirreno. Los Campeonatos Nacionales se disputarán el fin de semana del 22 al 23 de agosto y no se anularán los Europeos (con las fechas por decidir). La UCI desea culminar sus nuevos calendarios, masculino y femenino, para el 15 de mayo. Sin embargo, dependerá de la situación sanitaria mundial.

Lappartient, satisfecho
David Lappartient, presidente de la UCI, se mostró satisfecho por este primer paso en lo que a la confección del calendario se refiere: "Todavía tenemos trabajo por hacer para finalizar el establecimiento de un calendario internacional completamente revisado dada la pandemia de coronavirus que ha sacudido al mundo, pero hoy se ha dado un primer paso muy importante. Asimismo, hemos establecido un marco que permitirá preservar los derechos fundamentales de los corredores y el personal de los equipos, al mismo tiempo que se tomarán las medidas necesarias para la supervivencia de los mismos. Juntos lograremos superar esta crisis y reconstruir el ciclismo después de Covid-19".

Tener un entrenamiento casi en su totalidad indoor y de allí salir directo a las competencias es difícil, pero no imposible y el australiano Mathew Hayman, ganador de la París Roubaix en el 2016 es un ejemplo de ello.
Lo clave, como en cualquier planificación, es tener un objetivo preciso sobre la cual apoyar el plan de entrenamiento.

A seis semanas de que si disputará el denominado "Infierno del Norte" el ciclista del Orica-BikeExchange , hoy Michelton Scott , sufrió una caída en competencia que le trajo una fractura del radio de su brazo derecho, un hecho que además de romper su hueso,rompía la planificación de cara a las clásicas adoquinadas de primavera, principal objetivo de Hayman que por ese entonce contaba con 38 años de edad y disputaba su última temporada como profesional.

"Los médicos me pusieron un yeso y me dijeron que estaría seis semanas fuera de la carretera", recuerda Hayman. "Miré mi teléfono y dije: 'Ok, eso termina un día antes de Roubaix ...' El médico del equipo que también estaba allí. , me dijo "Eso no va a suceder", básicamente me dijo. Ya sabes, Roubaix no es Milán-Sanremo, existe el estrés adicional con los adoquines ... "

Hayman inició su preparación y siendo Australia una potencia del ciclismo de pista, se dijo asimismo que podía hacerlo, repartió su entrenamiento en varias sesiones al día, se apoyaba en la plataforma Zwift con un objetivo en mente. Los registros iban mejorando progresivamente, aunque no tenía la posibilidad de salir a la calle a entrenar.

Con su entrenador Kevin Poulton, Hayman trabajó en sesiones dobles la mayoría de los días, y hasta tres o cuatro en ocasiones específicas. "Pude mantener la forma, tal vez incluso obtener algo más de forma al descansar más y poder entrenar exactamente como quería, lo que no siempre puedes hacer . Pero dicho esto, puedes ser la persona más entrenada y no podrás ser el mejor en Roubaix. Estar físicamente preparado es solo la mitad de la ecuación. Necesitaba la experiencia ".

Hayman volvió a competir en el GP Miguel Induráin, una semana antes de Roubaix, y pudo hacer un reconocimiento intenso en los adoquines el miércoles antes de la carrera. Las cosas se veían bien: "Tenía buenas piernas, tenía el brazo en alto, estaba listo para correr en Roubaix el domingo".

No sólo logró la victoria, sino derrotó al cuatro veces ganador de la prueba, Tom Boonen.

Estuvo en la fuga ganadora, colaboró poco dado que tenía dudas de su condición física e incluso se sintió culpable hasta que el propio Boonen le dijo " Te lo mereces hombre" y así llegó la felicidad y una capítulo en la historia de la clásica de las clásicas.

Mathew Hayman es ahora director deportivo del Mitchelton-Scott y embajador de Zwift, por lo que invita a los fanáticos a unirse a él para entrenamientos imitando lo que él hizo previo a la Paris Roubaix del 2016.

Contador no ha sido el primer ciclista, ni mucho menos, en sacar su propia marca de bicis. Mucho antes que el corredor de Pinto aparecieron nombres como: Bottecchia, Eddy Merckx, Cipollini, Battaglin o Boardman.

Este año Alberto Contador anunció el lanzamiento de su propia marca de bicicletas Abikes, una marca en la que también se encuentra otro exciclista profesional y amigo y socio del corredor español, Iván Basso. Sin embargo, no han sido los primeros ciclistas (ni seguramente sean los últimos) que una vez han terminado su carrera profesional se han lanzado al mundo del diseño y desarrollo (o a veces solo el nombre) de bicicletas.

Precisamente podemos comenzar este repaso con el curioso caso de la marca Basso, una marca italiana que alguno puede relacionar, erróneamente, con Ivan Basso, el socio de Alberto Contador. Quizá los más mayores del lugar lo hagan con Marino Basso, ciclista italiano de 74 años (nació el 1 de junio de 1945) y que cuenta con varias etapas del Tour de Francia, Giro de Italia y Vuelta a España en su palmarés, así como varias clásicas y el Campeonato del Mundo de 1972. En este caso estarían más acertados, aunque no del todo, ya que la marca la fundó su hermano Alcide en 1977.

Anteriormente, en los años 50, Ernesto Colnago competía con los cuadros que él mismo fabricaba. El caso de este fabricante italiano es inverso a los casos que estamos viendo, ya que comenzó antes a fabricar bicicletas que a competir con ellas en profesionales; su andadura como ciclista profesional había empezado en los años 40 cuando todavía era soldador en un pequeño taller. En esa misma época nació Cinelli, fruto del trabajo fuera de las carreras de Cino Cinelli, que además fue el presidente de la Asociación Ciclista Italiana.

Y en esa misma época aparece otra marca italiana, De Rosa, cuyo fundador, Ugo De Rosa, era un mecánico que decidió correr carreras amateurs para probar sus productos sobre el terrerno. Y, precisamente, de Ugo De Rosa, cuyas bicicletas utilizó en buena parte de su carrera, tomó la idea nuestro siguiente protagonista, un ciclista que no necesita presentación y cuyo palmarés como profesional es de los más impresionantes (si no el más importante) de la historia con 525 victorias. Eddy Merckx. Retirado de la competición en 1978, en 1980 lanzó su propia marca.

En 1993 el Campeón del Mundo de Ciclocross del año anterior, Mike Kluge, se asocia con uno de los gigantes de la industria, Derby Cycle, para fundar su propia marca: Focus. Focus fue de las primeras marcas europeas de gama alta que también apostó por el MTB con un catálogo de varios modelos y por introducirse en otros segmentos del ciclismo como las bicis Touring y urbanas.

A finales de los años 90, concretamente en 1998, se retiró Mauricio Fondriest, exciclista italiano con 70 victorias en su palmarés, entre ellas el Mundial de 1988, etapas en el Tour y el Giro y la Milan-San Remo de 1993. Cuando dejó la bicicleta (forzado por una lesión de espalda) lanzó junto con su hermano Francesco su propia marca con su apellido. Inicialmente Fondriest se centró en ofrecer bicicletas de primer precio en carbono, aunque poco a poco se han ido especializando hasta tener una línea completa de carretera, pista y TT, así como textil y accesorios.

Chris Boardman en el récord de la hora

El británico Chris Boardman, Campeón del Mundo de Contrarreloj en 1994 y en Pista en 1994 y 1996, se retiró en el año 2000 después de haber batido el récord de la hora que ostentaba Eddy Merckx desde el año 72 (el año anterior ya había logrado el record en la época anterior a la oficialización de la UCI). Poco después de su retiro se centró en el desarrollo de su propia marca de bicis que llevan su apellido. Vendió la primera en 2007 y dos años después se había convertido en la marca de bicicletas británica que más rápido había crecido.

Sin ser el fundador como tal, ni poner su nombre, David Millar (ex campeón británico de contrarreloj y ruta, así como ganador de etapas en las 3 Grandes Vueltas), es uno de los responsables del diseño y desarrollo de las bicicletas Factor, que comenzó su andadura como marca en 2007.

Mario Cipollini con la Cannondale en el Giro de Italia

En 2010 volvemos a encontrarnos el caso de un exciclista profesional que lanza su propia marca de bicicletas, en este caso alguien con el carisma de Mario Cipollini. Centrados exclusivamente en bicicletas de carretera, contrarreloj y pista de gama alta, el catálogo de Cipollini es uno de los más completos que podemos encontrar.

También recientemente, en el año 2014, Giovanni Battaglin, ganador del Giro y La Vuelta de 1981, lanzaba su propia marca: Officina Battaglin, que se ha especializado en ofrecer bicicletas de acero personalizadas.

Otro caso curioso, dentro de los profesionales que acaban lanzando su propia marca de bicicletas, es la del canadiense Louis Garneau, que en 1984 lanzó su propia línea de accesorios ciclistas y que incluye algunas bicicletas en su catálogo (aunque la importancia del negocio sigue radicada en los accesorios).

Los exciclistas italianos Mario Cipollini, Moreno Moser o Ivan Basso participarán el próximo domingo de Pascua en un Giro virtual con fines benéficos.

Los exciclistas italianos Mario Cipollini, Moreno Moser o Ivan Basso participarán el próximo domingo de Pascua, junto a otros excorredores, en el denominado "Giro de Italia Leyendas" virtual y abrirán una recogida de fondos para ayudar a la Cruz Roja italiana en la lucha contra el coronavirus.

"En el día de Pascua, Cipollini, (Gianni) Bugno, Moser, (Giuseppe) Saronni, (Stefano) Garzelli, Basso, (Claudio) Chiappucci y muchos más grandes 'ex' del ciclismo correrán el Giro de Italia Leyendas junto a los aficionados de todo el mundo. Recorrerán los últimos 37,4 kilómetros de la etapa Giovinazzo-Vieste nel Gargano", informaron los organizadores del Giro en un comunicado oficial.

"El Giro de Italia y las leyendas del ciclismo, en el domingo de Pascua, animarán a los aficionados a que participen en una recogida de fondos abierta hasta el 10 de mayo a favor de la Cruz Roja italiana en la lucha contra el coroanvirus", agrega. Los organizadores organizaron esta carrera con la misma tecnología usada hace algunas semanas en ocasión de la Milán-San Remo virtual.

Será una ocasión para promover además el Giro de Italia virtual, pues la carrera rosa de este año ha sido aplazada hasta una fecha por decidir a causa de la pandemia del coronavirus. "El Giro de Italia Virtual empezará el 18 de abril, con siete etapas, una cada dos semanas, en las que se podrá pedalear juntos a los profesionales del presente. Los ingresos de la recaudación de fondos serán donados a la Cruz Roja italiana a través de la campaña en la web www.retedeldono.it/giro", explicaron los organizadores.

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria