La Unión Ciclista Internacional (UCI) informó este jueves que tras recabar informes sanitarios va a iniciar un grupo de trabajo con las diferentes partes que conforman el ciclismo femenino para anunciar, "como muy tarde el 15 de mayo, el nuevo proyecto" de calendario para 2020.

El calendario ciclista femenino se ha visto gravemente afectado por el coronavirus y hasta ahora sólo la Cadel Evans Great Ocean Road Race (Australia) se ha podido disputar en su fecha prevista, el pasado 1 de febrero.La UCI, tras consultar con las autoridades sanitarias de los países interesados y otras partes relacionadas con el ciclismo femenino, aseguró que tiene "suficiente información para poder proponer en breve un primer proyecto" para el calendario 2020.

Durante esas reuniones, la UCI revisó "las reglas de participación y del número de corredores por equipo al comienzo de las carreras en el calendario, incluido las pruebas del World Tour".Además, tanto la UCI como el resto de las partes acordaron que aquellos "equipos que tengan dificultades financieras tomen las medidas necesarias para su supervivencia mientras preservan los derechos de sus corredores y personal".El siguiente paso es reunirse con la Asociación Profesional de Mujeres Ciclistas (CPA), la Asociación de Equipos Ciclistas de Mujeres (UNIO) y con los organizadores de las pruebas para tratar "las mejores condiciones posibles con vistas a la reanudación de la temporada.

El objetivo del grupo de trabajo, que celebrará su primera reunión esta semana, es anunciar, "a más tardar el 15 de mayo, una nueva versión del calendario" ciclista femenino.El presidente de la UCI, el francés David Lappartient, declaró en un comunicado que la pandemia de coronavirus ha afectado mucho al ciclismo, llevando a un "parón brutal de la temporada con dramáticas consecuencias deportivas y financieras para los organizadores, equipos y ciclistas"."Esto ocurre en un período en el que se acaban de dar varios pasos importantes iniciados por la UCI a favor del ciclismo de ruta profesional de las mujeres, como la introducción de un salario mínimo a nivel de los equipos mundiales de la mujer de UCI. Por ello, y a la espera de que cambie esta situación, debemos estar más unidos que nunca y permanecer responsables y fuertes", confesó .

En declaraciones a la federación colombiana de ciclismo, Rigoberto Urán mostró su preocupación por la "crisis económica" que puede azotar la disciplina debido a la pandemia. "El ciclismo es un deporte pobre porque solamente es apoyado por las empresas. Si no se corre el Tour, sería una catástrofe. Por ejemplo, de los 18 equipos sólo tres podrían sobrevivir, a los otros les tocaría muy complicado. En este momento hay tres equipos fuertes económicamente", expuso el ciclista colombiano. 

Para Rigo no hay inconvenientes en competir en agosto en el Tour "No es problema, porque agosto o septiembre es buen tiempo en Europa, es terminando el verano. El Mundial en septiembre tampoco es problema, pero ya en octubre cambia. Nosotros muchas veces hemos corrido Lombardía en octubre y, aunque estamos a nivel del mar, hace frío. Ya para esa época subir los Dolomitas es complicado, empieza a nevar. Y ni hablar en noviembre La Vuelta a España, haría más frío. Sé que las quieren salvar y es importante. Si nos dicen que corremos con frío, pues con frío, pero también habrá que esperar si todo está solucionado, si nos dejan viajar, si nos dejan entrar a Europa o si en Colombia nos dejan salir", reflexionó.

Urán aseguró que "va a ser difícil volver a la vida normal" tras la crisis sanitaria motivada por la COVID-19. "Será un poco duro pero hay que continuar. Espero que todo se solucione, que se encuentre una vacuna, que las personas consigan empleo, que la economía mundial vuelva a estar bien, que aprendamos que hay que valorar todo: salir a la calle, a un bar a tomarse una cerveza, viajar. Son cosas normales y uno va a valorar mucho eso. Lo que uno espera es que todo vuelva a la normalidad", deseó.

Para todos los ciclistas, incluido Vincenzo Nibali, la temporada ha dado un giro radical hacia la esperanza. El anuncio de las nuevas fechas del Tour de Francia (29 de agosto al 20 de septiembre) supone un punto de partida ilusionante para salvar el curso de unos equipos y corredores que no han dejado de prepararse como buenamente han podido.

No obstante, los entrenamientos, la mayoría sobre rodillos, no son comparables a los de una planificación normal, por lo que 'El Tiburón' considera que la próxima edición de la Grande Boucle va a estar repleta de sorpresas. "Será un recorrido interesante también desde este punto de vista, un Tour con sorpresas. Depende de cómo reaccionen los físicos, tal vez te pongas en buena condición desde la tercera etapa y quien haya ido lentamente antes cambie su ritmo. En una carrera por etapas tienes que ser lo más regular posible", explicó el italiano en su cuenta de Facebook.

Pese a que el Tour centrará todas las miradas del ciclismo en 2020, en caso de que se celebre con cierta normalidad, el gran objetivo de Nibali para este año pasa por el Giro de Italia, lo que será sin duda una de sus últimas participaciones ya que se encuentra en el tramo final de su carrera deportiva. "El Giro en octubre cambiará mucho nuestras expectativas, tal vez en las montañas podríamos encontrar nieve, y probablemente habrá mucha lluvia. También hablé con Mauro Vegni (el director de RCS Sport) y todavía no sabemos cómo se gestionará. Ni siquiera sabemos la salida, si es de Hungría o si será completamente siciliana", concluyó Il Scualo.

El Team Manager del Ineos, Dave Brailsford, explicó que la nueva fecha del Tour le da aún más tiempo para prepararse al cuatro veces ganador de la ronda francesa, Chris Froome

"Creo que (Froome) lo ve como una oportunidad", dijo Brailsford a The Times . "Si le das una pequeña ventaja donde él crea que puede entrenar más duro que el resto y recuperar el tiempo perdido cuando se lesionó, está aprovechando al máximo ese tiempo", dijo Brailsford.

"Lo que está haciendo todos los días en el gimnasio por la mañana, en el simulador en las tardes, las horas que dedica a esa cosa", dijo Brailsford. "Hacer lo que está haciendo es una locura".

Froome sugirió recientemente que está casi completamente recuperado de su accidente y ya dijo la semana pasada: "estoy teniendo entrenamientos bastantes completos y aunque todavía estoy haciendo algunos ejercicios fuera de la bicicleta para fortalecer el lado derecho que resultó lesionado, ya he vuelto a las cargas normales de entrenamiento ".

La Unión Ciclista Internacional dió a conocer parte del nuevo calendario internacional, donde ya se conocen las fechas del Tour de Francia, de los Campeonatos del Mundo y de los Campeonatos Nacionales de ruta.

Los campeonatos nacionales, salvo excepciones, se celebran al unísono en un mismo fin de semana y en esta ocasión sería el cuarto fin de semana del mes de agosto. La primera certeza - si el Coronavirus lo permite - que tendría nuestro calendario nacional sería los días 22 y 23 de agosto.

El estado que albergaría la competencia ya estaría definido por parte de la FVC, sin embargo se esperará dada la situación actual, confirmar todos los detalles antes de hacer el anuncio del evento que en el 2019 tuvo al estado Lara como entidad anfitriona.

La Grande Boucle se disputará del 29 de agosto al 20 de septiembre. MIentras quer el  El Giro y la Vuelta aún no han definido sus días, pero se celebrarán después de los Campeonatos Mundiales (27 de septiembre).

En una reunión por video conferencia organizada hoy por la Union Cycliste Internationale (UCI) en el contexto de la actual pandemia de coronavirus, que contó con la participación de todos los representantes principales de las familias profesionales del ciclismo de ruta: organizadores (AIOCC y líderes de ASO, RCS, Unipublic y Flanders Classics), equipos (AIGCP) y ciclistas (CPA) -, las diferentes partes interesadas acordaron por unanimidad varias decisiones sobre la revisión del Calendario Internacional de Carretera UCI 2020:

El período de suspensión de las competiciones en el Calendario Internacional de Carretera de UCI se extendió un mes, hasta el 1 de julio y hasta el 1 de agosto para los eventos UCI WorldTour.

La ronda gala  se disputará del 29 de agosto al 20 de septiembre. La UCI anunció también que el Mundial se celebrará entre el 20 y el 27 de septiembre, pese a la coincidencia de un día con el Tour, y que después les tocará a Giro y Vuelta en ese orden. La carrera española se pospondrá hasta el otoño. Eso, si la pandemia y las decisiones de las autoridades sanitarias lo permiten.

Con el plan con el que trabajan organizadores, equipos, corredores y UCI, y como publicó AS, sólo se consideran imprescindibles las tres grandes, los cinco monumentos y los Mundiales. Siempre existió un consenso total para “priorizar el Tour por encima del resto”, en un intento de salvar la temporada y la economía. Tras conocer las nuevas fechas, la duración de tres semanas de la Grande Boucle ya ha sido fijada. Algo a lo que también aspiran Giro y Vuelta.

En el caso de la ronda española, su intención es encontrar el mejor acomodo posible en su nueva ubicación otoñal, con la preferencia del mes de octubre. Al menos, contar con la mayor parte de la cita en ese mes, aunque la prueba tuviera que terminar inevitablemente en noviembre. Eso podría suponer que se pisara en alguna fecha con el Giro (que estaría barajando celebrarse entre el 3 y el 25 de octubre). Tal y como se ha planteado el nuevo panorama, la nueva ubicación de la Vuelta le puede permitir contar con corredores estelares que quieran descansar tras el Tour y descarten el Giro por su proximidad con la ronda francesa. En ese encaje de piezas, tampoco está descartado que Vuelta y Giro sufrieran recortes en el número de días. Una opción que, si bien ambas carreras quieren evitar, también está presente por lo complicado que parece celebrar sus salidas en el extranjero. Si la Vuelta tenía previsto hacerlo desde los Países Bajos, en el caso del Giro ya se anunció que se cancelaba su arranque desde Hungría.

Una vez que encajen estas grandes carreras y los monumentos, se estudiará la recolocación de otras carreras que lo soliciten. La suspensión de cualquier actividad ciclista quedó fijada hasta el 1 de julio, el 1 de agosto en el caso del World Tour. Entre las solicitudes de las escuadras y los corredores figuraba completar un mínimo rodaje de dos meses en carretera antes de afrontar el Tour, así que julio se exprimirá para citas menores y en agosto vendrían el Dauphiné, Suiza, Polonia o Tirreno. Los Campeonatos Nacionales se disputarán el fin de semana del 22 al 23 de agosto y no se anularán los Europeos (con las fechas por decidir). La UCI desea culminar sus nuevos calendarios, masculino y femenino, para el 15 de mayo. Sin embargo, dependerá de la situación sanitaria mundial.

Lappartient, satisfecho
David Lappartient, presidente de la UCI, se mostró satisfecho por este primer paso en lo que a la confección del calendario se refiere: "Todavía tenemos trabajo por hacer para finalizar el establecimiento de un calendario internacional completamente revisado dada la pandemia de coronavirus que ha sacudido al mundo, pero hoy se ha dado un primer paso muy importante. Asimismo, hemos establecido un marco que permitirá preservar los derechos fundamentales de los corredores y el personal de los equipos, al mismo tiempo que se tomarán las medidas necesarias para la supervivencia de los mismos. Juntos lograremos superar esta crisis y reconstruir el ciclismo después de Covid-19".

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria