Tadej Pogacar (UAE Emirates) pasó del segundo al decimosexto lugar de la general del Tour de Francia. Lo ha hecho tras quedar rezagado por un abanico, pero no se mostró preocupado por el hecho de haber perdido 1'21''.

Con ello también perdió el maillot blanco de mejor joven."Cuando se cortó el pelotón traté de cerrar la brecha, pero la velocidad fue realmente alta. El equipo dio todo para intentar reintegrarme e hizo todo lo posible para minimizar la pérdida. Es solo un minuto más o menos. No es ideal, pero no estoy preocupado", afirmó.

Pogacar, tercero en la Vuelta 2019, explicó que la causa de haberse quedado atrapado en el segundo grupo fue una caída que se produjo delante de él: "Sabíamos que el tramo final sería difícil, así que estábamos tratando de movernos al frente, pero alguien se cayó frente a nosotros y terminé detrás del grupo cuando se dividió", señaló.

El esloveno no ha sido el único favorito en quedarse en ese segundo pelotón. Mikel Landa (Bahrain-McLaren) y Richie Porte (Trek-Segafredo) entraron con él en meta.

El pequeño australiano Caleb Ewan ha logrado la primera victoria del Tour para su dañado equipo Lotto Soudal: "Sólo quedamos seis Lotto-Soudal en carrera después de perder a John Degenkolb y Philippe Gilbert el primer día, pero todos mis compañeros están muy motivados y han compensado de sobra las dos ausencias. Trabajamos bien y con mucha decisión porque sabíamos que hoy podíamos ganar. Al fin y al cabo, hay pocas ocasiones para los velocistas en este Tour de Francia: no podemos renunciar a ninguna. A dos kilómetros de meta estaba demasiado cerca de las primeras posiciones, así que me dejé caer un poco y traté de esprintar desde un poco más atrás. Fue arriesgado, pero funcionó".

Ewan atesora ya cuatro victorias parciales en el Tour de Francia: "Mis primeras victorias en el Tour de Francia fueron muy especiales para mí. Ésta, también. Estamos en el Tour de Francia, la carrera más grande del mundo, y es una explosión de alegría conseguir el triunfo. Espero venir muchos años aquí... y, por supuesto, seguir ganando"

Tony Martin se ha reinventado en su equipo Jumbo-Visma, que confía en él para conquistar el Tour de Francia. En una entrevista de DW, compara a su compañero de equipo con Egan Bernal, y ve al colombiano en desventaja.


Su equipo Jumbo-Visma se ha convertido en un gran rival para el equipo Ineos que antes dominaba y parece más fuerte que nunca. ¿Cómo explica este ascenso?

Para mí, es una consecuencia lógica del arduo trabajo que hemos realizado durante años. Solo llevo un año y medio en el equipo, pero el proceso empezó mucho antes. El equipo trabaja de forma muy profesional, los conductores, pero también todo el entorno. Por ejemplo, prestamos mucha atención a la nutrición, trabajamos científicamente en esta materia, nada se deja al azar. Se calcula exactamente lo que necesita el cuerpo para poder funcionar de manera óptima. También hacemos todo lo posible para una regeneración óptima, que es extremadamente importante en los grandes recorridos. Actualmente nos veo en lo más alto del pelotón en este sentido. Con Primoz Roglic tenemos el piloto más fuerte y el equipo está de muy buen humor. Creo que correremos por el maillot amarillo. En última instancia, nuestra actuación es un rompecabezas formado por muchas piezas. Solo puedo decir que los éxitos no son por casualidad.

Muchos esperan un duelo entre Primoz Roglic y el ganador del año pasado, Egan Bernal. ¿Cómo los califica a ambos en comparación?

Creo que la gran ventaja de Primoz es que es el piloto más explosivo en los últimos 500 o 1.000 metros. Puede ganar los sprints en la montaña y quitarle unos segundos a su oponente. Se ha visto en el pasado que los ciclistas se acercan cada vez más, y que el recorrido se decide por unos segundos de diferencia. En este sentido, puede ser una ventaja poder correr más rápido. Creo que Primoz es más fuerte actualmente.

¿Cómo ve su propio papel en esta batalla por el trofeo?

Soy el trabajador, el hombre rudo. Estoy ahí para mantener el campo unido en terreno llano u ondulado. También asumo el papel de capitán de ruta, es decir, trato de liderar al equipo con mi experiencia, de dar instrucciones tácticas cuando el director deportivo no puede. Mi trabajo se realiza principalmente antes del final real. Pero, por supuesto, tiene que haber en cada equipo alguien que haga el trabajo, aun antes de que comience la transmisión de televisión en vivo.

Por tercera edición consecutiva, un corredor italiano logra el oro en los Europeos. Nizzolo se impuso a Demare y Ackermann, con Van der Poel cuarto. 

La de este miércoles en Plouay fue la sexta edición oficial de los Europeos, en la que un país sobresale por encima del resto en el palmarés: Italia. Sagan venció en 2016, Kristoff en 2017 y, desde entonces, dominio transalpino: Trentin en 2018, Viviani en 2019 y Nizzolo en 2020. El italiano remató un gran trabajo de sus compatriotas durante todo el día, con un Trentin muy colaborativo, y fue el más rápido en un esprint ajustadísimo (con foto finish) por delante de Démare y Ackermann. Cuarto fue Van der Poel, el corredor más activo del día que lo probó con dureza en dos ocasiones desde lejos de meta y que acarició el podio. En plena remontada al esprint, se encontró sin hueco tras abandonar la zona peligrosa de las vallas. No pudo avanzar más.

El recorrido, 13 vueltas a un circuito de 13,6 km para un total de 177km, era complejo y de estar atento en todo momento, pero se antojaba complicado romper la carrera con poco más de cuatro horas encima de la bicicleta. No fue por falta de intentos, especialmente del mencionado Van der Poel (incluso su hermano David también lo probó). Hubo varias fugas, y en una de ellas con presencia española, ya que Diego Rubio se mostró por delante, pero con el pelotón cerca. En otro de sus movimientos, Van der Poel, dominador del ciclocross, saltó por la acera antes de atacar... con un incansable Trentin a su rueda, en una situación similar a la que se produjo en el pasado Mundial de Yorkshire entre ambos.

Con todos juntos, los países empezaron a pensar en el esprint una vez comprobado que la carrera no se podía romper. Italia y Francia dirigieron la carrera y España, de la mano de Gonzalo Serrano, preparó la llegada para Cortina, que también se tuvo que abrir para terminar finalmente octavo. De esta forma, Nizzolo consigue su segunda victoria consecutiva, ya que el pasado domingo fue campeón de Italia. Eso sí, no podrá lucir durante el año el maillot de su país, ya que lo hará con el continental al ser de mayor valor desde este sábado en el Tour de Francia. "El equipo trabajó genial durante todo el día y la llegada estuvo muy igualada. He perdido muchas carreras así, pero hoy gané", dijo el del NTT, de 31 años, en la meta de Plouay. 

El colombiano Fernando Gaviria (UAE Emirates) se regaló una victoria por su 26 cumpleaños en la segunda etapa del Tour del Limousin disputada desde la Base Départementale de Rouffiac y Grand Etang de Saint-Estèph, de 173.9 kilómetros, en la que el suizo Joel Suter (Bingoal Wallanie) se enfundó el maillot de líder.

Gaviria, en el día de su aniversario, peleó por el triunfo y la moneda le salió de cara, ya que finalmente pudo imponer su velocidad firmando un tiempo de 4h.13.18, por delante de Suter y del francés Kevin Ledanois (Arkea Samsic), que llegó a 2 segundos.

Una etapa intensa desde el principio, ya que enseguida se formó una escapada tras varios intentos del Euskaltel Euskadi, que logró meter en la avanzadilla de 4 a Jokin Aranburu, junto a Guillonnet, Rex y Pichon.El ciclista de Zarautz pasó primero en la Cota de Saint-Barthélémy (km 115), pero más tarde no aguantó el ritmo de sus compañeros de fuga ni el acoso del pelotón, que iba limando la diferencia por el impulso del Groupama y Vini Zabú del líder Wackermann.

Guillonet, Rex y Pichon siguieron en la lucha hasta la pancarta de 10 kilómetros a meta, víctimas de los sucesivos ataques que se iban produciendo en el pelotón para generar el esprint que interesaba a los equipos de los velocistas.Atacaron los españoles Delio Fernández (Delko) y Gonzálo Serrano (Caja Rural) y el grupo saltó por los aires. Por la Cota de Nontron-la-Manganèze, la última dificultad del día pasaron 5 corredores en cabeza, ya con Gaviria atento.

El francés Gouchard trató de soltar a Gaviria, claro favorito para el esprint, pero el colombiano supo rematar la faena con la quinta victoria de la temporada, después de las tres etapas que firmo en San Juany 1 en Burgos. Premio de consolación para el suizo Suter, segundo clasificado, quien tendrá que defender el liderato ante el italiano Luca Wackermann (Vini Zabú), con idéntico tiempo y el francés Kevin Ledanois, a 7.

Este jueves la tercera etapa llevará al pelotón desde Ussac a Chamberet, con un trayecto ondulado de 177.9 kilómetros.

El galés Geraint Thomas (Ineos), ganador del Tour 2018, comentó su ilusión por volver al Giro de Italia, donde ya ha participado, sin éxito alguno, en tres ocasiones (2008, 2012 y 2017).

"Estaba en muy buena forma este año, un poco como el que tuve en el Tour de Francia 2018, pero me ilusiona volver al Giro, siempre quise volver a esta carrera".

Thomas, que abandonó en su última participación en 2017 tras una caída provocada por una moto en el transcurso de la novena etapa, se mostró muy motivado por su participación en la carrera rosa."Me encanta el país, los aficionados, las carreteras y la comida. Es una carrera que siempre he disfrutado y estoy deseando volver. Es bueno tener por fin un calendario definitivo y saber exactamente qué voy a hacer".

Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria