Imprimir esta página

Ciclismo o la dureza de lo bello

Un líder caído, su equipo gana para sacarse el trago amargo, un líder novato de un equipo pequeño, un campeón que supera sus dolencias y un fenómeno que regresa luego de nueve meses parado.

Puede ponerle los nombres de los ciclistas a cada descripción mientras se disputa el Giro o puede buscar más calificativos a otros tantos ciclistas. El ciclismo puede volverse poesía en movimiento y también en la más cruel de las óperas.

Los actores actuales recuerdan la épica de antaño más allá de la tecnología que todo lo calcula. El humano sigue siendo humano; el pararse de la caída , el pedalear bajo la lluvia, el ignorar el dolor, esta fuera de cualquier instrumento, y también esta la alegría de la victoria , el premio a las jornadas largas de entrenamiento medido con dietas estrictas que terminan en el reconocimiento de todos. Todo es ciclismo

Te puede golpear o te puede elevar. Lo que esta garantizado es que jamás dejas de sentir, es vida, es movimiento , es lo que nos une , a usted que me lee sin conocerme y a mí que le escribo sin verlo.

Seguimos pedaleando.

Información adicional

  • Nota:

    Los conceptos emitidos en este espacio, las ideas, opiniones e informaciones expresadas son de absoluta responsabilidad del columnista.

David Gil

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.