Los ciclistas están hechos de otra pasta. Una expresión recurrente que hace referencia a hazañas de lo más variopinto, desde terminar una etapa con un hueso roto, a sufrir inclemencias meteorológicas, hasta ganar una carrera después de sufrir una caída. Este último supuesto se dio en la 17ª etapa del Giro de Italia, que acabó con una grandísima victoria de Santiago Buitrago, que estrenó su palmarés de triunfos en una gran vuelta después de irse al suelo. El de Bogotá (22 años), fabuloso escalador, demostró que Colombia tiene relevo de Quintana, López y Bernal para soñar en los años venideros. La general sigue comandada por Richard Carapaz, con Hindley a 3", mientras que Mikel Landa ya es tercero tras el mal día de João Almeida en Lavarone.

La copiosa lluvia acompañó a los corredores en la salida de Puente di Legno, lo que unido a un explosivo inicio endureció la etapa desde el kilómetro 0. 'A balón parado' se subía la cota no puntuable de Passo del Tonale, lo que permitió ver movimiento a las primeras de cambio con la avanzadilla de Hugh Carthy, Thymen Arensman, Felix Gall y Alessandro Covi. Superada la cima, un numeroso grupo perseguidor les dio caza para conformar una fuga del día de 25 corredores de mucho nivel (Van der Poel, De la Cruz, Buitrago, Martin, Fortunato, Bouwman, Hirt, Ciccone...). La bajada, de asfalto brillante y muy revirada, se las traía, pero el pelotón se lo tomó con calma para evitar incidentes. La renta del primer grupo creció pronto por encima de los tres minutos y obligó a trabajar al pelotón en el llano, porque hombres como Hirt (a 7:42) y Arensman (a 10:23) podían resultar peligrosos para los intereses de Carapaz.

Sin embargo, con el paso de los minutos la realidad fue otra. Ineos renunció a esa labor, hasta que no le quedó más remedio, y el checo del Intermarché, ganador en Aprica, se quedó a poco más de un minuto del liderato durante muchos kilómetros. Al margen de una caída de Buitrago, que no tuvo consecuencias para reintegrarse al grupo, lo más interesante hasta la llegada de los dos últimos puertos fue el ataque de Van der Poel, por puro aburrimiento, para formar la 'fuga de la fuga'. Entretanto saltaba la noticia de otro abandono importante, que se unía a los ya conocidos de Superman López, Romain Bardet y Tom Dumoulin: Simon Yates se bajaba de la bicicleta.

A la llegada al Passo del Vetriolo, como si de un déjà vu permanente se tratara, empezamos a ver la misma situación de carrera de la etapa de ayer: en cabeza estaban Hirt y Carthy, como mejores escaladores de un grupo de ocho, y por detrás el Bahrain comenzaba a endurecer la marcha en favor de Mikel Landa. ¿Les suena? Afortunadamente para todos, Van der Poel siempre es garantía de espectáculo, y el neerlandés no decepcionó. Salvada tremenda en un descenso a tumba abierta y ataque en la ascensión final a Monterovere para dejar atrás a Leemreize, el último de sus compañeros de fuga que fue capaz de seguirle. Pero cuando la carretera apunta al cielo, el neerlandés no hace el mismo camino que su archirrival Van Aert (como demostró en Mont Ventoux en el pasado Tour), por lo que Leemreize aprovechó su momento de crisis para marcharse hacia la victoria. No lo logró, porque una alucinante remontada de Buitrago, merced a un ritmo imperial en los últimos compases de subida, le permitió alzar los brazos.

Quedaba por ver si veríamos alguna novedad, tras muchas decepciones, entre los gallos. Y sin ver nada del otro mundo, al menos hubo cambios. Landa, aprovechando el gran destrozo que hizo Poels, aceleró en varias ocasiones y encontró la colaboración de Carapaz y Hindley para, en beneficio común, sacar más tajada del 'descalabro' de Almeida (cedió 1:10 con ecuatoriano y australiano y 1:04 con el español). Al fin, paso importante de Landa hacia un podio que parece bastante definido. Sólo falta por ver el orden...

José Gregorio Guerra y Ciro Salcedo ( Shimano La Guaira) estan atravesando una gran temporada y vienen encadenando una racha donde logran hacerse con los puestos uno y dos de cada carrera y en la Ruta Multimarcas, no fue la excepción.

Con su compañero Jeanhander González siendo el único fugado master fugado en un grupo de elites y haciendo el trabajo de desgastes, el dúo dinámico remató el trabajo en la que sin dudas viene siendo una de las mejores temporadas tanto para los representantes del estado la Guaira a través del Team Shimano.

Salcedo compartió sus experiencias con la prensa del Team Shimano . "Hemos hecho cuatro 1-2 esta temporada, Yo ganando una y las otras de segundo, esta temporada me ha ido bien, desde la Vuelta a La Guaira y la experiencia de correr con los elites, tambien con nueva bici y trabajando con potenciometro, entonces los trabajos son más especificos y ademas he perdido unos cinco kilos"

"Gil Cordovés nos ha puesto a entrenar y bueno en el plano yo ayudo al enano y en la subida el me lleva a mi, nos hemos complementado y ahi estan los resultados" cerró el Parcero.

49,254 kilómetros en una hora. Esta es la distancia que ha logrado recorrer la neerlandesa Ellen van Dijk (Trek-Segafredo) en el velódromo suizo de Grenchen, lo que se supone un nuevo récord del mundo de la hora en categoría femenina. Un registro que supera en 849 metros el anterior, conseguido en el mismo velódromo el setiembre pasado por la británica Joss Lowden.

Ellen van Dijk, doble campeona del mundo de contrarreloj, tenía entre ceja y ceja batir este récord. Es la primera mujer en romper la barrera de los 49 kilómetros y no lo ha tenido fácil porque ha ido de más a menos durante la prueba. “Estoy muy feliz por batir un récord tan difícil como este”, comentó con el triunfo bajo el brazo.

Durante semanas, Ellen van Dijk se había preparado específicamente para la prueba. Fue en el training camp que realizó en diciembre en España cuando se decidió por completo, según explicó ella misma en la página oficial del equipo. De hecho, allí se fraguó todo y fue cuando el equipo se lo planteó seriamente.

“Después de los Campeonatos del Mundo del año pasado, saqué el tema de intentar el récord de la hora una vez más. Había ganado el maillot arco iris, que era mi gran objetivo del año pasado, y me dije a mí misma y al equipo que había llegado el momento de ir a por mi siguiente sueño: el récord de la hora. Fue entonces, en nuestra concentración de diciembre, cuando empezamos a hablar en serio de ello y a hacer planes”, comentaba.

En aquél momento, en el equipo había dudas por si llegarían a tiempo para desarrollar la bicicleta adecuada para afrontar el reto. Para que el esfuerzo sea reconocido oficialmente, debe realizarse con una bicicleta de pista reglamentaria, además de reunir toda la ingeniería necesaria para conseguir la mayor aerodinámica posible. Pero pronto se despejaron: uno de los ingenieros más experimentados aseguró que eso no sería problema y que podrían llegar a tiempo.

Para ello se formó un equipo de unas 20 personas que han trabajado intensamente durante cinco meses. Entre ellos, el vasco Josu Larrazábal, responsable de rendimiento del Trek-Segafredo y uno de los encargados de preparar a la corredora neerlandesa para el día D.

El resultado ha sido una bicicleta del modelo Speed Concept de la marca americana, adecuada para la ocasión con un plato de 58 dientes y un casete de 14. Una relación que se dedujo gracias a las pruebas que se le hicieron a van Dijk, las cuales determinaron que la cadencia de pedaleo óptima para batir el récord debía estar entre las 93 y las 97 rotaciones por minuto.

‘Hold the line’ como lema

“Al final, todo se volvió un poco borroso y ya no estaba tan recta”, admitió Ellen, que llevaba en el maillot y en la bicicleta el lema: ‘Hold the Line’ (Mantén la línea). Y tiene una explicación. El récord de la hora se mide por las vueltas dadas en el velódromo. Y la línea encargada de medirlo es la negra. Por lo tanto, cualquier desviación de esta trazada es sinónimo de pérdida de energía.

“Cuando hablas del récord de la hora, esos pequeños movimientos hacia la izquierda o hacia la derecha que puedes tener naturalmente, son metros extra que estás regalando. Al final, este reto consiste en intentar optimizarlo absolutamente todo”, comentaba Josu Larrazába en una entrevista oficial. Pero, al final, las horas y horas de técnica sobre el velódromo para ‘mantener la línea’ han dado resultado.

El récord de Campanaerts, en peligro
Ellen van Dijk es la nueva corredora a batir. En categoría masculina, el récord actual lo ostenta Victor Campanaerts. En 2019, el ciclista belfa recorrió una distancia de 55,089 kilómetros en 60 minutos.

Un récord que peligra porque el próximo mes de agosto, todo apunta que el campeón del mundo de contrarreloj, Filippo Ganna, tiene previsto intentar batirlo. De hecho, el italiano lo intentará en el mismo velódromo que van Dijk, en Suiza.

La representante de Cuba se impuso en la prueba en Línea femenil del Campeonato Panamericano de Ruta 2022, que se disputó en la mañana del domingo, y repitió lo hecho en la provincia en el 2018. Arlenis Sierra empleó un tiempo de 2h 21m 30 para completar los 91,5 kilómetros de la competencia. Catalina Soto (CHI) y Fabiana Granizal (URU) subieron al podio en la segunda y tercera posición, respetivamente.

En la mañana del domingo, las Damas fueron de la partida en la tercera jornada de competencias del Campeonato Panamericano de Ruta. Un lote de 58 pedalistas hizo el espectáculo que recorrió los departamentos de Albardón, Chimbas, Capital y Santa Lucía, completando tres giros en la Avenida para buscar la bandera a cuadros dentro del Circuito San Juan Villicum.

El recinto albardonero fue testigo de los primeros palancazos con el despegue de las diferentes formaciones selectivas del continente. Colombia, Ecuador, Panamá, México, Venezuela, Chile, Puerto Rico, Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Dominicana, Chile, Cuba, Perú junto a la de Argentina le dieron la jerarquía de la competencia continental por las rutas sanjuaninas.

Con algunas propuestas de las cariocas por la Autopista de la Ruta 40, el pelotón se encargó de neutralizar las que primerearon en la delantera en busca de la Avenida de Circunvalación. La ecuatoriana Ana Vivar, junto a Carla Álvarez (ARG) y Marlíes Mejías (CUB), se despegaron por unos metros ganando protagonismo. Pero la intención se redujo a un puñado de minutos por el accionar del grupo grande.

La marea roja cubana junto a las chilenas, marcó a tope a las más inquietas, evitando cada hueco que rompa la tranquilidad en el primer tercio de carrera. En la rotación, Venezuela y Argentina, le ponían la cara al viento, mientras que Brasil barajó los contra ataques con Fanny Radatz y Ana Gouvea.

Completando el tercer giro en la Avenida de Circunvalación, la cubana Yudelmis Domínguez junto a Maiara Benato (BRA), Lina Hernández (COL), Paola Silva (URU), Scarlett Cortez (CHI), Romina Hinojosa (MEX) y la local Mercedes Fádiga (ARG), abrieron el camino con una buena distancia. La reacción del grupo fue inevitable, persiguiendo en fila india por varios kilómetros. La conexión pasando calle Benavidez en el retome al circuito albardonero, reorganizó la estrategia de las que aspiraban al título.

En el último tirón por Ruta 40, una caída que se produjo en el medio del pelotón, retrasó a varias pedalistas, que tuvieron que doblegar el esfuerzo en el falso plano hacia el oeste en el Villicum, como la argentina Sofía Martelli, junto a la panameña Cristina Mata. Mientras que las charrúas, Luciana Wynants y Agustina Fernández, sintieron el desgaste y perdieron metros consecuencia de la rodada.

En Campo Afuera, Fanny Radatz (BRA) en sintonía con Camila Valbuena (COL) tomaron las riendas de la prueba, ingresando al autódromo con una veintena de segundos sobre el grupo mayoritario, comandado por el elenco cubano que venía remontando por el descuento.

El dúo de punta pasó con buena cadencia el primer giro dentro del recinto albardonero. Pero en el transcurso del segundo, Radatz (BRA) perdió contacto con su compañera de fuga y Valbuena siguió en la vanguardia con el máximo esfuerzo, porque detrás ya habían hecho los cálculos para finalizar la heroica de la colombiana.

Restando el último kilómetro, se filtró el lote que buscaba la definición al sprint. En la recta principal, la punta de flecha encabezada por el jersey rojo de Arlenis Sierra. La integrante del Movistar, se colocó el embalaje a cuestas para consagrarse con su cuarto título de Campeonatos Panamericanos de Ruta, y por segunda vez en San Juan.

Una competencia muy táctica, en la que las pedalistas forman parte de elencos UCI hicieron el control, manejando las distancias con las que intentaron sostener una fuga. Arlenis Sierra, una conocida ganadora que le sienta muy bien San Juan y viene de imponerse en la Vuelta Ciclística a Andalucía con el Team Movistar, demostró que seguirá luciendo el jersey con los colores de la COPACI, por la temporada europea en el Giro le Donne y Tour de Francia femenino.

CLASIFICACIÓN FINAL – 91,5 km
ORO: SIERRA, Arlenis (CUBA) 2h 21m 30s
PLATA: SOTO, Catalina (CHILE) m/t
BRONCE: GRANIZAL, Fabiana (URUGUAY) m/t
4ª HERNÁNDEZ, Lina (COLOMBIA) m/t
5ª CASTAÑO, Elizabeth (COLOMBIA) m/t
6ª GOUVEA, Ana (BRASIL) m/t
7ª ALZATE, Andrea (COLOMBIA) m/t
8ª CHACÓN, Lilibeth (VENEZUELA) m/t
9ª PORRAS, Yngrid (VENEZUELA) m/t
10ª BALMACEDA, Magalí (ARGENTINA) m/t

El Giro de Italia entra este martes en su segunda semana de carrera y lo hace con unos recorridos ideales para emboscadas además de un gran aperitivo en la montaña de cara a la trepidante última semana. A continuación repasamos las etapas claves de esta segunda semana del Giro de Italia.

Etapa 10: Pescara - Jesi (martes 17 de mayo, 196 kilómetros)
La segunda semana del Giro de Italia arrancará con una jornada de 196 kilómetros entre Pescara y Jesi con dos partes muy diferenciadas. Los primeros 100 kilómetros serán totalmente llanos con el pelotón rodando a orillas del Mar Adriático. A partir de aquí la carretera se complicará con un terreno que incluirá las subidas a Crocette di Montecosaro y Recanati, de cuarta categoría, el exigente paso por Filottrano, en homenaje al malogrado Michele Scarponi, y la subida a Monsano, de 4,2 kilómetros al 4,2% y rampas del 11% situada a tan solo 9 kilómetros de meta, por lo que algún favorito se podría animar a probarlo.

 

Etapa 12: Parma - Génova (jueves 19 de mayo, 204 kilómetros)
El pelotón entrará en la segunda mitad del Giro con un largo recorrido de 204 kilómetros entre Parma y Génova en una jornada repleta de trampas. La primera mitad de la etapa irá picando ligeramente hacia arriba rumbo al Passo del Bocco (3ª categoría). Un rápido y largo descenso llevará a los corredores a los últimos 60 kilómetros en los que los ciclistas subirán a La Colletta (3ª) y al duro Valico di Trensasco, con sus 4,3 kilómetros al 8% y situado a 31 kilómetros de meta.

 

Etapa 14: Santena - Turín (sábado 21 de mayo, 147 kilómetros)
Nueva jornada de 'clásica' en el Giro con un corto pero exigente recorrido de 147 kilómetros entre Santena y Turín. Los corredores rodarán por un terreno pestoso camino de la subida a Il Pilonetto antes de entrar en el durísimo circuito final de Turín, al que darán dos vueltas, y que incluye las subidas a Superga (2ª categoría con sus 5 kilómetros al 8,6%) y al Colle della Maddalena, también de segunda categoría con sus 3,5 kilómetros al 8,1% y rampas de hasta el 20%. El último paso por el repecho de Parco del Nobile se presenta como la última opción de romper la carrera antes de la meta de Turín.

 

Etapa 15: Rivarolo Canavese - Cogne (domingo 22 de mayo, 178 kilómetros)
La segunda semana del Giro se cerrarán con una bonita etapa de montaña de 177 kilómetros entre Rivarolo Canavese y Cogne. Los primeros 100 kilómetros se presentan a priori tranquilos para el pelotón salvo un par de repechos antes de entrar en la segunda parte de la etapa donde el ritmo se endurecerá con la primera de las subidas del día: Pila-Les-Fleurs, de primera categoría con sus 12,3 kilómetros al 6,9%. Un rápido descenso llevará a los ciclistas a la segunda gran subida de la jornada: Verrogne, de primera categoría con sus 13,8 kilómetros al 7,1%. El descenso de este puerto llevará a los ciclistas a la subida final a Cogne, que con sus 22,4 kilómetros al 4,3% es bastante más tendida que los dos primeros puertos, pero al que los ciclistas llegarán con la fatiga de los esfuerzos realizados en Pila-Les-Fleurs y Verrogne.

Satisfecho del buen trabajo realizado y de las buenas sensaciones que está teniendo tras los primeros nueve días de competición, el alavés Mikel Landa sigue pensando que éste puede su gran año en el Giro, carrera que ha disputado en seis ocasiones con anterioridad y en la que fue 3º en 2015, su mejor resultado en una gran vuelta ciclista de tres semanas. 

La general está por decidir, quedan muchos días y etapas peligrosas y habrá que utilizar todo el equipo para tratar de ganar la carrera
Relajado, el de Murguía primero ha señalado que se encuentra dolorido, pero en forma tras la doble caída sufrida en la etapa del Blockhaus. “Fue un golpe duro. Me duele un poco todo. Hoy tengo golpes que no sentía, pero estoy tranquilo porque no es nada grave, pero ahora tenemos unos días tranquilos que seguro que me dejan recuperar”. Un día este pasado domingo en el que pese al doble infortunio estuvo con los mejores, lo que “me da moral, tenía un poco de dudas de cómo iba a estar, además la caída a veces te hace dudar, y estoy con ganas de seguir disfrutando este Giro”.

Una Giro que tras la primera semana se encuentra muy apretado, con el sevillano Juan Pedro López como líder y con los diez primeros en apenas un minuto. “La general está por decidir, quedan muchos días y etapas peligrosas y habrá que utilizar todo el equipo para tratar de ganar la carrera”, porque Mikel se ve con fuerzas de aspirar a todo en la 105ª edición de la prueba italiana. “¿Si me veo ganando el Giro? Es un sueño ganarlo, llevo muchos años intentándolo, peleándolo, pero siempre me he encontrado rivales más fuertes que yo y de momento no va mal la cosa. Puede que éste sea el año, de momento todo va bien. Este Giro se puede ganar”.

Hay que estar atentos, estar bien todos los días y que no haya sorpresas. Ser pacientes, que el Giro es largo y todos los días pasan factura
Y es que de momento, a respuesta de MD, va todo “sobre lo previsto. Quizás ayer las caídas me hicieron dudar, pero estoy contento, la general está muy cerrada y mis opciones están intactas”. “Me encantaría coger la maglia rosa, es un sueño. Ayer pudo haber sido un desastre, pero con la ayuda del equipo puede salvar el día y vamos a seguir soñando con que algún día puedo coger la maglia rosa”.

En cuanto a los rivales a tener en cuenta o que más le preocupan, Mikel nombró a Carapaz, Almeida y Hinley, unos rivales que no le impiden pensar que “el Giro se puede ganar, en la montaña estoy con los mejores y no queda mucha crono. Hay que estar atentos, estar bien todos los días y que no haya sorpresas. Ser pacientes, que el Giro es largo y todos los días pasan factura”.

También tuvo Landa unas palabras de elogio hacia el sevillano Juan Pedro López, líder del Giro de Italia tras el etapón del Blockhaus: “Se le ve muy bien. Viene dando pasitos, es joven y puede hacer grandes cosas”.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/ciclismototal/public_html/templates/horizon/html/com_k2/minitek1/category.php on line 254
Publicidad
 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria