El salvaje Tour de Van Aert: "Es el mejor ciclista del mundo" Destacado

  • Por  El Mundo
  • Publicado en Ruta
  • Valora este artículo
    (0 votos)
El salvaje Tour de Van Aert: "Es el mejor ciclista del mundo"
26 Jul
2022

"Es el mejor ciclista del mundo, he tenido la suerte de que me ha ayudado a ganar el Tour". Jonas Vingegaard se rendía a la evidencia, al sentir general, a las ovaciones del público. Más allá de la figura del danés, el gran nombre propio de la edición 109 de la Grande Boucle ha sido el de Wout Van Aert. . "Lo imposible es lo que más me motiva", cuenta.

El Tour de Van Aert ha resultado salvaje y en la etapa de los Pirineos que sentenció todo, el pasado jueves, se resumió su despliegue. Literalmente, atacó en el banderazo de salida de Lourdes. No era el primer día que lo hacía. Como siempre en él, sin mirar atrás, sin esperar ayuda de nadie. 140 kilómetros después, tras hacer pedazos la escapada del día en las ascensiones de Aubisque y Spandelles, aún le quedaron fuerzas para dar el golpe de gracia a Tadej Pogacar con su brutal aceleración en Hautacam. «Ha sido una locura, uno de los días más increíbles de toda mi carrera deportiva», resumió tras entrar en tercera posición, festejando el triunfo de su compañero Vingegaard con el puño al aire. Aunque, medio en broma, medio en serio, lamentándose por no haber podido sumar otra pequeña victoria (hace días que sentenció el maillot verde de la regularidad, batiendo el récord histórico de puntos en una misma edición que poseía Peter Sagan). «En meta me han dicho que podría haber ganado el maillot de la Montaña. Si lo hubiera sabido, ¡hubiera esprintado en el Aubisque!», pronunció, con su habitual carisma.


Wout ha roto todos los esquemas, hasta el punto de, incluso, resultar polémicas alguna de sus decisiones, de sus esfuerzos sin sentido, como si corriera para sus propios intereses y no para los del Jumbo Visma. "No hubo fricciones. Mis ataques son parte del plan", despeja. En las tres primeras etapas hizo segundo, el prólogo y dos sprints masivos. Como líder ganó la etapa en Calais en un verdadero alarde. Al día siguiente, en los adoquines camino de Arenberg, resultó fundamental para su equipo, salvando a Vingegaard de la escapada de Pogacar. En Longwy desconcertó a todos manteniendo en solitario el pulso con el pelotón, vestido de amarillo, sin mucho sentido hasta acabar perdiéndolo después. Volvió a ganar otro día, en Lausanna, al propio Pogacar y se acordó de su gran rival: «Lástima que Van der Poel no esté bien este Tour. Ganarle me da siempre más prestigio, pero no está tampoco mal ganar a Pogacar, ¿no?». Y, etapa tras etapa, ha permanecido donde más cómodo se siente, a la ofensiva, como si sus fuerzas nunca se agotaran, como si hubiera varios Van Aert en carrera. Las mejores estampas del Tour le pertenecen, desde cuando le regaló el maillot a un niño que le ayudó a dar aire a su rueda a cuando en el muro de Peguere echó el pie a tierra para aguardar a su líder.

Y, entonces, ¿por qué Van Aert no intenta ganar la Grande Boucle? Es la gran cuestión, el siguiente paso de un tipo que ni siquiera ha cumplido 28 años y que en su primer Tour, en 2019, se estrelló en la crono de Pau, donde todo pudo haber cambiado para él: "En el hospital no fue fácil, tenía muchas dudas. Pensaba que era mi primer y último Tour", recordaba ayer. «Si tiene la ambición de ir a por la general, compartiremos el liderazgo. Este año lo hice con Roglic y no hubo problema», despejaba la gran cuestión Vingegaard, como posponiendo lo inevitable. Porque tras Hautacam... «He terminado tercero y creo que ha sido un buen test para saber si algún día puedo ir a por el maillot amarillo. Pero claro: esto lo he podido hacer un día, después del anterior haber cedido 20 minutos. Hacer lo mismo todos los días del Tour es harina de otro costal...», concedía el belga, el único ciclista del pelotón cuyo casco lleva patrocinio propio (Red Bull).

Porque no es un sprinter, ni un contrarrelojista, ni un escalador, ni un gregario. O, quizá, lo es todo a la vez, el ciclista total, nada igual desde Bernard Hinault y Eddy Merckx. El Tour pasado, Van Aert ganó en contrarreloj, en sprint masivo en los Campos Elíses y en alta montaña (tras coronar el Mont Ventoux), donde sólo su peso le aparta de estar con los mejores. Otra cosa es controlar su ansia y planificar su calendario. También es el mejor clasicómano del mundo, fue bronce olímpico en Fuji y tres veces campeón del mundo de ciclocross. Quizá ahí, en el barro, se explique su espíritu competitivo, en sus duelos sin descanso desde que eran niños con Mathieu Van der Poel.


Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /home/q6h71ipk2rrd/public_html/ciclismototal/templates/horizon/html/com_k2/default/item.php on line 262

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con
No está permitido el Código HTML.

Otras

 
 

Contacto

Carta al editor

banner-galeria